Blog

Implementar SMarketing a tu negocio digital

SMarketing

La división de una empresa en departamentos es útil a nivel organizativo, no cabe duda. Sin embargo, muchas veces vemos cómo cada sección camina por separado, cosa que le hace un flaco favor al funcionamiento global del negocio.  Hay departamentos que mejoran especialmente los resultados cuando van de la mano. Es el caso de Ventas y Marketing. Y, de ahí viene el SMarketing, una metodología que integra los procesos de ambos departamentos para potenciar las ventas en las empresas.

El SMarkerting es una herramienta que tiene su máxima aplicación en el desarrollo de estrategias de Marketing Digital en donde se pueden definir de forma clara las etapas y las fases del archiconocido embudo de conversión.

Suena bien, ¿verdad? En este post te explico qué es el SMarketing y cómo puedes aplicarlo en tu empresa o negocio online.

Qué es el SMmarketing

SMarketing es la abreviatura de los términos en inglés Sales y Marketing. Es la alineación entre los equipos de Marketing y Ventas. Consiste en establecer en un mismo plano los objetivos de de ambas Direcciones. Es una estrategia de empresa que integra la Comunicación, la Publicidad y Contenidos de Marketing con la la atención al Cliente y el seguimiento de las Ventas.

Se trata de una técnica cada vez más utilizada en consultoría estratégica para empresas.

Verás como a medio y largo plazo tu negocio experimenta un aumento de las ventas.

¡Tú también puedes aprovecharte de los beneficios del SMarketing y darle un fuerte empujón a tus ventas! Solo es cuestión de seguir estos sencillos pasos para implementarlo:

Pasos para utilizar Smarketing

1. Que Ventas y Marketing se comprometan

En primer lugar, ambos departamentos deben llegar a un acuerdo para establecer una serie de objetivos alcanzables. Sin la aportación de ambos, es imposible llevar a cabo una implementación así.

2. Detecta cuándo debe intervenir más Ventas o Marketing

El segundo paso es saber si tu situación requiere actuación por parte de un departamento u otro. Para ellos es importante tener claros dos conceptos: fit e interés.

  • Fit: El nivel de alineación entre las necesidades del cliente y nuestra oferta.
  • Interés: El nivel de alineación entre las prioridades y necesidades de los clientes potenciales y nuestra oferta.

Así, en base a estas descripciones, tu negocio podría enfrentarse a situaciones diferentes:

  • Alto fit y alto interés: ¡perfecto! Si es tu caso, el equipo de Ventas debe contactar cuanto antes con el público objetivo.
  • Bajo fit y alto interés: ante esta situación es probable que debas trabajar más en tu producto o servicio. Has captado el interés de tus clientes potenciales pero no eres capaz de cubrir sus necesidades.
  • Alto fit y bajo interés: cuando esto sucede, tiene que entrar Marketing en el terreno de juego. Hay una necesidad pero nuestra tarea pendiente es despertar ese interés. Es decir, tenemos un producto que se ajusta a lo que buscan nuestros potenciales clientes pero no somos capaces de ofrecer algo que les haga comprarnos.
  • Bajo fit y bajo interés: si detectas que un determinado perfil de usuarios no tiene necesidad de tu producto o servicio ni tampoco tiene interés, entonces es mejor no ponerte en contacto con ellos.

3. Segmenta los usuarios que entran en contacto contigo

Ahora es el momento de segmentar los usuarios que han entrado una página web según el nivel de interacción que hayan experimentado con nosotros, por ejemplo. Uno de los consejos de SMarketing más útiles es realizar esta segmentación de acuerdo con las etapas del proceso de compra.

Aquí tienes una segmentación clásica de lo que hoy conocemos como funnel o embudo de conversión.

Suscriptores: aquellos que se han suscrito a nuestra web a través de un correo electrónico.

Lead: aquellos que han completado un formulario en nuestra web por primera vez.

Marketing Qualified Lead (MQL): aquellos que cumplen con criterios de fit e interés.

Sale Qualified Lead (SQL): esos contactos con altas probabilidades de que te compren según el departamento de Ventas.

Oportunidad cualificada: aquellos con los que estás negociando y están a punto de comprarte.

Cliente: quien ya hizo una compra.

Evangelizador: esos usuarios apasionados por tu empresa y hablan bien de ti.

4. Establece cuándo debe contactar el departamento de Ventas

El siguiente paso es establecer criterios dentro de tu empresa para determinar cuándo es el mejor momento para que Ventas entre en acción y se ponga en contacto con clientes potenciales para vender tu producto o servicio. ¿Crees que será buena idea que un comercial se ponga en contacto cuando es un lead, o será mejor esperar a que se convierta en un SQL?

5. Aplica los datos de Marketing en Ventas

A continuación debes garantizar que el equipo de Ventas está cualificado para interpretar la información que le aporta el departamento de Marketing, qué KPI,s de marketing digital se deben aplicar y saber cómo usarla en su favor.

6. Vuelve a contactar con los MQL que consideres

En ocasiones puede ocurrir que nuestros clientes potenciales tengan interés pero que, por el motivo que sea, aún no esté madura la decisión de compra. En ese caso, lo ideal es que Marketing vuelva a retomar esos contactos para su manejo. Ventas debe contar con la libertad de poder enviar MQL a Marketing cuando considere que posibilidades de compra son bajas. Y, a partir de ahí, establecer un diálogo entre ambos departamentos para barajar posibles cambios en los criterios de calificación.

7. Elabora informes para el análisis.

Organizar la información que tenemos y analizarla es fundamental en el Smarketing. Por tanto es interesante crear informes que contengan datos como la cantidad de MQL mensuales que genera Ventas, cuál es la tasa de conversión de los MQL o qué porcentaje de las ventas se debe al equipo de marketing, por ejemplo.

8. Establece reuniones periódicas.

Como es de esperar, si queremos que dos equipos trabajen juntos, es esencial que se reúnan periódicamente y que haya un diálogo frecuente. En consecuencia, el último paso para implementar el SMarketing en tu empresa consiste en programar reuniones regulares para analizar resultados, escuchar a ambas partes y optimizar el proceso.

En conclusión, los pasos del Smarketing se resumen en aunar las fuerzas de los departamentos de Ventas y Marketing para vender más. Y, lo conseguimos a través del diálogo y mediante la segmentación de nuestro publico objetivo en relación a su necesidad e interés sobre nuestro productos o servicios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Contacta conmigo